Abrazando mi locura

 

dime hasta dónde llega el horizonte
para descansar sobre él, nadándote

y, desde su misteriosa quietud
déjame en la orilla de mi locura

para ser dulce espuma, abrazándote

(Mayte Saavedra, poeta)