Y, tú, ¿cómo deseas?

TEMOR A PERDER Y DESEO, MAYTE SAAVEDRA

 

Cuando amas a alguien, deseas estar cerca de él o de ella. La cosa se complica o, la complicamos, cuando tras el deseo existe el miedo a perder lo amado. Es entonces cuando el deseo se vuelve insano o neurótico porque nace del miedo y no de la alegría o de la ilusión.

Cuando, por ejemplo, temes perder al ser amado lo deseas con ansia, temes que se vaya de tu lado y haces lo posible por perseguir su presencia. A su vez, él o ella puede sentirse invadido/a y esto hace que se distancie, lo que a su vez acrecienta el temor del otro y también su loco deseo.

Por eso se hace necesario que pongamos conciencia sobre nuestra forma de desear, identificando si nace o no del miedo a perder.

Lo más sano es desear a la persona amada desde la ilusión y desde las ganas sanas de compartir nuestro tiempo con él o con ella.

Y, tú, ¿cómo deseas?

Rosa y espina

Amor y Dolor Mayte Saavedra

 

A lo largo del tiempo conoceremos muchas personas que pasarán de largo o se quedarán para siempre en nuestras vidas, que serán más o menos importantes. Estas personas nos hacen vivir distintas experiencias y dichas vivencias las recordaremos más o menos claramente por  las emociones que nos hayan hecho sentir y por la intensidad vivida.

Seguro que alguna vez les ha pasado que reviven una experiencia o un encuentro con alguien y son capaces de sentir lo mismo que sintieron en aquel momento. ¿Les ha sucedido alguna vez? Es decir, lo que recordamos es lo que sentimos, la vivencia emocional, las emociones que vivimos en aquel momento y, gracias a esta huella emocional podemos recuperar dicha experiencia.

Por ello, es importante que, cada vez que nos relacionamos con alguien, seamos conscientes de la huella emocional que le podemos dejar haciendo que sea lo más positiva posible. Los demás te recordarán por cómo les haces sentir.

“La rosa y la espina que me diste me recuerdan el amor y el dolor que me dejaste”