Marco, un niño maravilloso

infancia saludable Mayte Saavedra

Voy en metro, son las 15:30 horas de un miércoles.
A mi lado oigo la conversación de dos niños que me llama la atención. Uno de ellos, tan maduro, me sorprende su forma de hablar, le miro y le sonrío. Me devuelve una sonrisa limpia, preciosa. Se desocupa el asiento a mi lado, se sienta el niño y, le oigo decir esta frase a su amigo: “hemos de darle una oportunidad a Luis, porque lo conocemos desde hace un año y las personas pueden cambiar con el tiempo, estaría bien que pensemos sobre él de otra manera”. Cómo me hizo pensar esa frase. Y, enseguida me di cuenta de que estaba sentada junto a un ser especial, un niño maravillosamente especial. Aún me sobrecojo y me emociono cuando recuerdo ese momento.
Cuando nos quedamos solos, nos miramos a través del cristal del metro, sonreímos y, el niño se gira hacia mí y me pregunta: “¿Nos conocemos de algo?”.

Leer más