¿De qué forma expresas tu rabia?

 

Partiendo de la idea de que la rabia o ira no es ni negativa ni positiva, sino adecuada o no, que se parece a una señal de STOP, tratándose por tanto de una emoción adaptativa y necesaria que nos ayuda a proteger nuestros derechos, a restablecer nuestra dignidad y a poner límites a los demás, me gustaría compartir con vosotros una reflexión que hace Bert Hellinguer, filósofo, teólogo y pedagogo, en su libro “Órdenes del amor”.

Conocer las distintas formas de expresión de la ira te ayudará a tener más conciencia de cómo te relacionas con esta emoción y cómo está afectando a tus relaciones con los demás.

Leer más

Ordenando mi casa

Voy danzando sobre ruedas, cámaras de turistas por aquí y por allá,  jóvenes celebrando el sábado tarde y, yo, atenta y ajena a la vez. Si coloco el paisaje como telón de fondo me asaltan mil preguntas: ¿qué quiero hacer con mi tiempo?, ¿cómo me estoy sintiendo?, ¿qué necesito?, ¿qué no necesito?, ¿cómo hago para sentirme mejor?

Los días de asueto también son buenos días para ordenar mi casa interior. Lo que necesito es saber dónde estoy en este momento de mi vida y hacia dónde quiero ir. Sólo necesito tiempo y lentitud.

“La lentitud no es cuestión de tener tiempo, sino de detener el tiempo”

Y, tú, ¿vas ordenando tu casa interior?

RenunciArte

El arte queda desnudo de toda enunciación.

Su mensaje llega al observador a través de la proyección. El artista proyecta y el espectador también.

Nos emociona, nos libera, despierta deseos, elimina censuras y renuncia a interpretaciones.

El arte es subjetivo, es inconsciente y consciente.

Y, a través del otro, del artista, me reconozco.

 

La verdad que te libera

“A dónde irán los besos que guardamos,que no damos…”, cantaba Joan Manuel Serrat. ¿A dónde irán los secretos no desvelados? y, ¿a dónde las verdades no reveladas?

Recuerdo una escena de la película “El secreto de Adaline”, que, si no la habéis visto os la resumo un poco. La protagonista de la película sufre un accidente que le hace inmune al paso del tiempo y deja de envejecer. Su vida se convierte en una lucha constante por salvaguardar su secreto y para ello decide escapar de los lugares en los que vive, cambiando constantemente su apariencia e identidad. La escena a la que me refiero y que más emocionó de la película fue el momento en que Adaline revela la verdad de su vida y de su edad al hombre del que se enamora. La emoción de ella, como llora y se alegra al mismo tiempo, convirtiéndose la verdad en su propia liberación.

Cuando dejas de huir de tí mismo/a, de tu propia verdad, estás en paz y te sientes liberado/a. La verdad te libera.

¿Qué secretos guardas aún? ¿Qué verdades de tí y de tu vida ocultas? ¿Qué verdades necesitarías expresar para sentirte liberado/a?

La autenticidad en el amor

 

 

La pareja es camino de crecimiento personal. La buena unión de pareja es aquella que te permite avanzar como persona y tener una vida más satisfactoria de acuerdo a tus necesidades. Es decir, la pareja sana es aquella que también siembra el camino del crecimiento personal.  Leer más

Aquí y Ahora

aquí y ahora mayte saavedra

Quisiera compartir con vosotros cómo se entiende la expresión “Aquí y Ahora” desde la Terapia Gestáltica. La actitud de estar “Aquí y Ahora” constituye uno de los pilares básicos de la Gestalt, Se trata de una actitud que se desarrolla a través del entrenamiento y te permitirá darte cuenta de lo que te está pasando en el momento presente. Por tanto el “Aquí y el Ahora” y el “Darse cuenta” van de la mano, uno no puede producirse sin el otro.

Leer más

La insegura trayectoria de las aves

 

Los inmigrantes Mayte Saavedra

Comparto este poema de Chantal Maillard,  extraído de su libro “La herida en la lengua” (2015):

“Nunca suficientemente desolados para tocar fondo y ara-
ñar el lodo. Tan sólo acariciarlo con la punta de los pies
quebrados, huesos Egon Schiele, suspendidos. Levitación
en ciernes. Detenida ascensión y vuelo tan sólo permiti-
dos en la fase más leve del sueño.

Soportados por millones de esclavos que arrojados al frío
olvidaron su origen y sus cuentos para no recordar el tra-
yecto de ser otro a ser nadie, ¿qué haremos con la vigilia?

Breve temblor de vasos en la mesa. Los pájaros emigran.

Quién tuviese aún tatuada en la piel la segura trayectoria de
las aves y la suerte de morir en vuelo, sin sorpresa, sin un
giro. Quién pudiese aún vivir en la inocencia, sin pregun-
tas, sin temor y sin vergüenza”

Lo dedico a todas aquellas personas que migran dejando atrás su historia, sus orígenes, para alcanzar las fronteras, el mar o las vallas que nos separan, huyendo hacia la muerte. Y, los que llegan a tierra, se encuentran con otras muertes de una parte de sí mismos, a merced del odio o del racismo, de leyes injustas, de la intimidación policial y de las torturas en los CIE’s (Centros de Internamientos para Extranjeros). Y, aquellos que tienen más suerte aprenden a andar sobre el lodo.

Para que no los olvidemos, los respetemos y los cuidemos, porque nosotros también somos ellos, somos iguales, sólo aves de paso.

 

 

El deseo no tiene edad

 

Si el deseo únicamente lo asociamos a tener un cuerpo joven y bello desde el punto de vista de los patrones estéticos de moda, nuestra capacidad de ser deseables se vería muy limitada. Pero si imaginamos cómo podemos sentirnos deseables o sentir deseo más allá de un cuerpo joven, se nos abren todas las posibilidades. Somos seres sexuales y, por tanto, el erotismo y el deseo siguen presentes en la vejez. No por cumplir años dejamos de sentir deseo.

Comparto con vosotros este relato que pertenece a Gabriel García Márquez:

“Ella le dijo: “no me mires”. El preguntó por qué sin apartar la vista del cielo raso. -Porque no te va a gustar- dijo ella. Entonces él la miró, y la vio desnuda hasta la cintura, tal como la había imaginado. Tenía los hombros arrugados, los senos caídos y el costillar forrado de un pellejo pálido y frío como el de una rana. .Ella se tapó el pecho con la blusa que acababa de quitarse y apagó la luz. Entonces él se incorporó y empezó a desvestirse en la oscuridad, tirando sobre ella cada pieza que se quitaba, y ella se la devolvía muerta de risa”