La insegura trayectoria de las aves

 

Los inmigrantes Mayte Saavedra

Comparto este poema de Chantal Maillard,  extraído de su libro “La herida en la lengua” (2015):

“Nunca suficientemente desolados para tocar fondo y ara-
ñar el lodo. Tan sólo acariciarlo con la punta de los pies
quebrados, huesos Egon Schiele, suspendidos. Levitación
en ciernes. Detenida ascensión y vuelo tan sólo permiti-
dos en la fase más leve del sueño.

Soportados por millones de esclavos que arrojados al frío
olvidaron su origen y sus cuentos para no recordar el tra-
yecto de ser otro a ser nadie, ¿qué haremos con la vigilia?

Breve temblor de vasos en la mesa. Los pájaros emigran.

Quién tuviese aún tatuada en la piel la segura trayectoria de
las aves y la suerte de morir en vuelo, sin sorpresa, sin un
giro. Quién pudiese aún vivir en la inocencia, sin pregun-
tas, sin temor y sin vergüenza”

Lo dedico a todas aquellas personas que migran dejando atrás su historia, sus orígenes, para alcanzar las fronteras, el mar o las vallas que nos separan, huyendo hacia la muerte. Y, los que llegan a tierra, se encuentran con otras muertes de una parte de sí mismos, a merced del odio o del racismo, de leyes injustas, de la intimidación policial y de las torturas en los CIE’s (Centros de Internamientos para Extranjeros). Y, aquellos que tienen más suerte aprenden a andar sobre el lodo.

Para que no los olvidemos, los respetemos y los cuidemos, porque nosotros también somos ellos, somos iguales, sólo aves de paso.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *