Quiero una sociedad más humanista

humanismo y consumismo

Ana es una joven barcelonesa de 24 años, filósofa y, actualmente cursando un doctorado en filosofía. Algunas mañanas trabaja repartiendo periódicos gratuitos en la salida del metro y, otras tardes ayuda en un comedor escolar. Podríamos decir que Ana está trabajando en condiciones de precariedad porque no disfruta de un empleo estable y el pluriempleo no le permite llegar a final de mes.

Ana no puede construirse una identidad propia a través de su trabajo. Podríamos decir que su identidad como trabajadora está fragmentada. Tampoco puede hacer realidad sus proyectos personales. Su carrera como filósofa y su proyecto de ejercer algún día como filósofa se vuelven ilusión en una sociedad dominada por valores como la productividad y la rentabilidad a costa de flexibilizar y precarizar el empleo.

La subocupación, así como la inestabilidad y flexibilidad laboral son algunas características de la sociedad de riesgo en la que vivimos. Es una sociedad regida por el lema políticosocial del “workfare”, donde sólo si trabajas duramente podrás subsistir por ti mismo y, siempre aceptando las condiciones de ocupación “existentes”.

Y, haciendo referencia a esto último, enlazo con la reflexión ofrecida por A.Gorz (1991, 25 i ss.) según la cual el trabajo que “tenemos”, “buscamos”, “ofrecemos” existe porque son otros los que demandan y remuneran. Yo añadiría a dicha reflexión que, el consumo que “buscamos” y “ofrecemos” es el que han ideado o inventado, en el marco del nuevo capitalismo informacional en que se nos motiva a que trabajemos para consumir. Si se nos animara a través de la publicidad a que consumiéramos más filosofía, seguro que Ana lo tendría más fácil para hacer realidad su proyecto personal y desarrollar así su identidad como filósofa.

Se dibuja así un escenario laboral infocapitalista donde el trabajo se convierte en un mero instrumento para sobrevivir en la actual sociedad de consumo. Un escenario marcado por la inestabilidad laboral, el desempleo y la precariedad debido a los contratos “basura”. El trabajo deja de ser un medio de satisfacción personal y pierde su carácter motivacional y vocacional. Y, la desmotivación es cada vez mayor puesto que el lema “ganar para gastar” no es lo suficientemente convincente para que el trabajo nos resulte gratificante.

Ante esta situación que vivimos, a los ciudadanos de a pie, que somos los que más sufrimos sus consecuencias, sólo nos quedan dos opciones: la indiferencia o la rebeldía.

La rebeldía es la que yo he escogido, en el sentido de ser consciente de cómo nos incitan al consumismo y alejarme de él en la medida de lo posible. Escoger y no dejarnos llevar por el consumismo dominante. Y, empezando, por alejarme de una forma de ocio que me embrutece. Así, evito ir a los centros comerciales, megacines, megaeventos organizados, viajes de crucero, etc… Si quiero comprar voy al comercio de mi barrio, si quiero ir al cine voy a los pequeños cines, que aún existen algunos. Si quiero viajar, viajo por mi cuenta y contrato los servicios en el lugar de destino, para enriquecer a la gente de allí, no a los de aquí. Y, un largo etcétera de pequeños gestos que están a nuestro alcance para cambiar el camino desde nuestro paso, desde el tamaño de nuestro paso.

Y, por último manifiesto que yo quiero vivir en una sociedad donde desplegar mi creatividad. Quiero una sociedad donde pueda vivir, y vivir bien, el artista, el filósofo, el intelectual, el poeta, el escritor, el músico. En definitiva, una sociedad más humanista y más humana.

5 comentarios
  1. MARIA JESÚS
    MARIA JESÚS Dice:

    ENCUENTRO MUY INTERESANTE MAYTE TODO CUANTO AQUÍ EXPONES Y TE DIRÉ QUE SOBRE LO DE LLEVAR UNA VIDA MAS “AUSTERA” DIGÁMOSLO ASÍ, YO TAMBIÉN LO LLEVO A LA PRÁCTICA; VAMOS QUE SOY MUY POCO CONSUMISTA. NO ME QUIERO DEJAR LLEVAR POR LA SOCIEDAD DE CONSUMO.

    Responder
  2. Mayte Saavedra
    Mayte Saavedra Dice:

    Hola Maria Jesús!
    Muchas gracias por tu comentario y por seguirme. Gracias por estar ahí!

    Sí, la austeridad en algunos momentos es necesaria. No obstante, yo me refiero en el post, más que en ser austera, en ser más consciente del tipo de consumo que hacemos. Si es un consumo dirigido, por el poder dominante, o bien es un consumo que yo escojo libremente hacer, en función de mis propias necesidades. Y, por otro lado, también animo a realizar un consumo más humano, solidario y sostenible.
    Un abrazo muy cariñoso

    Responder
  3. Antonio Esquivias
    Antonio Esquivias Dice:

    Hola Mayte, me gusta tu reflexión y estoy de acuerdo con su fondo. Sin embargo no estoy de acuerdo con que no utilices los modos de relación mayoritarios. En mi recorrido me ha sido fundamental el pasar y experimentar por donde la gente pasa y experimenta, no hacerme una sociedad marginal, precisamente porque me parece que mis ideas son para la persona y para la sociedad, no para un grupo de resistentes al sistema. Aunque también es evidente que no todo me gusta ni todo lo hago, porque la vida es así, pero no por esquema previo de eliminación

    Responder
  4. Mayte Saavedra
    Mayte Saavedra Dice:

    Hola Antonio,

    Sí, cada uno escoje cómo vivir, trabajar, consumir. Lo positivo de la sociedad en que vivimos es que existen alternativas y nosotros nos podemos tomar la libertad de elegir. A eso me refiero.
    Un saludo

    Responder
  5. Antonio Esquivias
    Antonio Esquivias Dice:

    Tienes mucha razón en algo muy real, los consumos los decide cada consumidor, por ejemplo, los programas de televisión se mantienen en antena porque tienen público. Esta forma de votar que se extiende a muchas áreas es muy importante, tanto o más como la política que se hace solo cada 4 años. En este terreno no vale quejarse, por ejemplo, de la televisión basura, sino ver otros programas que sí nos gustan o sencillamente apagar el televisor y dedicarnos a otras actividades, todo eso es votar en la sociedad de consumo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *