RenunciArte

El arte queda desnudo de toda enunciación.

Su mensaje llega al observador a través de la proyección. El artista proyecta y el espectador también.

Nos emociona, nos libera, despierta deseos, elimina censuras y renuncia a interpretaciones.

El arte es subjetivo, es inconsciente y consciente.

Y, a través del otro, del artista, me reconozco.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *