Violencia social

 

Desde el inicio de la crisis en el año 2008 hasta la actualidad hemos sido testigos del surgimiento y agravamiento de problemas sociales tales como: desempleo, precariedad en el empleo, desahucios, pobreza, discriminación hacia los inmigrantes, etc. Estos problemas sociales han afectado a muchas personas cuya situación socioeconómica les ha hecho sentir “excluidas” de acuerdo al orden social establecido. La estructura y cultura social sobre la que se sostiene el actual orden económico marcado por el sistema capitalista y el pensamiento neoliberal establecen quiénes serán los opresores y oprimidos dentro del sistema. Y, en el marco de la actual crisis económica han quedado “excluidas” muchas personas, generándose así una gran violencia estructural y cultural, tal y como la definiría Galtung (1998).

Antes de continuar introduzco el significado de esta teoría propuesta por Galtung, sociólogo noruego. Galtung habla del triángulo de la violencia: violencia directa o visible, violencia estructural y violencia cultural. La violencia visible sería, por ejemplo, la poca salud que sufren los inmigrantes. La violencia estructural es la que provoca las desigualdades sociales derivadas del establecimiento de normas institucionales que provocan restricciones de acceso a la sanidad pública para la población inmigrante. Y, por último, la violencia cultural responde a los prejuicios que se han ido construyendo hacia las personas inmigrantes. La suma de la estructural y la cultural la he denominado violencia social.

La indefensión que sufren las víctimas de dicha violencia social ha sido el principal factor que ha precipitado muchos problemas de salud mental, incluso suicidios, como lo demuestran muchos estudios realizados hasta ahora.

De ahí que, bajo mi opinión, sea más importante actuar políticamente sobre el hecho en sí, la violencia social, que trabajar con cada uno de los colectivos que sufren dicha violencia por separado.

Para ello el primer paso podría ser problematizar la construcción de “problema social”. Sabemos que, de acuerdo a la teoría de Galtung (1998) existe una violencia visible y otra invisible. En muchas ocasiones las personas que trabajamos con colectivos oprimidos como por ejemplo psicólog@s y trabajador@s sociales, definimos el problema social atendiendo a los síntomas de violencia visible como, por ejemplo: la pobreza, el desempleo, los desahucios, etc. Sin embargo, nos falta profundizar en las causas que están provocando estas situaciones de violencia social, denunciando la violencia menos visible que, según Galtung son los factores estructurales y culturales. Es decir, la pobreza no es un problema en sí misma si no consideramos los factores económicos y políticos que están provocando que la riqueza esté en manos de unos pocos y exista una estructura de poder desigual que esté provocando la diferencias entre ricos y pobres, opresores y oprimidos. Y, sobre dichas desigualdades hemos de trabajar, visibilizándolas y denunciándolas.

“Lo más importante que los profesionales podemos hacer,

si queremos ayudar a transformar el mundo,

no es darle voz a los que no tienen voz,

sino darle oídos a los que no escuchan”.

Spink (1999)

2 comentarios
  1. MARIA JESÚS BARBERO
    MARIA JESÚS BARBERO Dice:

    ME PARECE MUY ACERTADO TODO LO PUBLICADO, VAMOS LO QUE HE COMPRENDIDO PUES ESTÁ ESCRITO EN UNOS TÉRMINOS QUE NO ME RESULTAN FAMILIARES, HABITUALES PARA MÍ.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *