Y, tú, ¿cómo deseas?

TEMOR A PERDER Y DESEO, MAYTE SAAVEDRA

 

Cuando amas a alguien, deseas estar cerca de él o de ella. La cosa se complica o, la complicamos, cuando tras el deseo existe el miedo a perder lo amado. Es entonces cuando el deseo se vuelve insano o neurótico porque nace del miedo y no de la alegría o de la ilusión.

Cuando, por ejemplo, temes perder al ser amado lo deseas con ansia, temes que se vaya de tu lado y haces lo posible por perseguir su presencia. A su vez, él o ella puede sentirse invadido/a y esto hace que se distancie, lo que a su vez acrecienta el temor del otro y también su loco deseo.

Por eso se hace necesario que pongamos conciencia sobre nuestra forma de desear, identificando si nace o no del miedo a perder.

Lo más sano es desear a la persona amada desde la ilusión y desde las ganas sanas de compartir nuestro tiempo con él o con ella.

Y, tú, ¿cómo deseas?

2 comentarios
  1. MARIA JESÚS
    MARIA JESÚS Dice:

    A mi entender Mayte ese miedo a perder al objeto de tu deseo no puede dar nada bueno y esto en las dos facetas, me explico: si sigue contigo pasando de tus miedos es porque de alguna forma esa actitud tuya le sirve de pretexto, consciente o inconsciente, para manipularte o utilizarte de alguna forma lo que a la corta o a la larga te va a hacer daño; también puede darse que al sentirse como la tabla de salvación tuya dado ese gran miedo a perderlo, se asuste de la responsabilidad que cae sobre sus hombros y ponga pies en polvorosa.
    O sea que en ninguno de los dos casos el resultado es deseable.
    Si conoces a alguien en ese caso avísale.

    Responder
    • Mayte Saavedra
      Mayte Saavedra Dice:

      Hola María Jesús,

      la respuesta del otro ante nuestro deseo puede tomar distintas formas, tal y como tú explicas. Lo que yo propongo es que nos hagamos responsables de nuestro propio deseo y afán de posesión así como de las consecuencias que ello tiene sobre la persona que amamos.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *